domingo, 25 de noviembre de 2012

Valoración de las elecciones autonómicas catalanas


Felicitamos a los ciudadanos de Cataluña por su civismo y su mayor participación en estas elecciones autonómicas, aunque en unos comicios tan importantes por sus connotaciones independentistas habría sido deseable que fuera una participación más elevada, ya que el 60% del censo es una cifra muy débil.

Cilus también saluda que el reciente escándalo de corrupción de dirigentes de CiU haya tenido su reflejo en los resultados y que el presidente en funciones de la Generalidad de Cataluña no haya podido encubrir detrás de su campaña independentista la ineficacia de su gestión de gobierno durante estos dos años pasados.

En Cilus nos preocupa, no obstante, la mayoría absoluta de los partidos favorables a la independencia y la previsible inestabilidad del próximo gobierno autonómico catalán, ya que la composición del parlamento catalán hará difícil un gobierno moderado y serio. Es muy posible que la fragmentación lleve a elecciones anticipadas si CiU no logra formar un gobierno estable, sobre todo porque su campaña ha estado marcada por una clara apuesta por la independencia, lo que reduce, en principio, las opciones para una coalición con partidos contrarios a la independencia.

CIUDADANOS LIBRES UNIDOS
Secretaría de Comunicación

miércoles, 17 de octubre de 2012

Ciudadanos Libres Unidos (Cilus) se opone a la limitación de la participación en las elecciones autonómicas catalanas


NOTA DE PRENSA

  
Ciudadanos Libres Unidos (Cilus) considera que la aplicación de criterios diferentes para poder concurrir a las elecciones autonómicas constituye un agravio comparativo y vulnera derechos constitucionales


Madrid, 15 de octubre de 2012. 

Ciudadanos Libres Unidos (CILUS) manifiesta su indignación por la medida del gobierno autonómico  catalán de condicionar la participación de los partidos extraparlamentarios en las elecciones al Parlamento Catalán a la obtención de un elevado número de avales. En la opinión de CILUS, la medida supone un agravio comparativo, ya que hasta la fecha nunca había sido necesario cumplir dicho requisito en ninguna convocatoria de elecciones autonómicas, y de hecho en las elecciones gallegas y vascas los requisitos han sido los mismos que en el pasado.

Dado que Cataluña no dispone de una ley electoral propia, la Ley Electoral aplicable es la general para toda España, pero no está nada claro que el artículo 169, apartado 3, se deba aplicar sin más a las elecciones autonómicas de Cataluña. Si estuviera todo tan claro en dicha Ley, no habría sido necesaria la Disposición de la Junta Electoral Central de 10 de octubre de 2012 sobe la exigencia de firmas de aval. ¿Para qué repetirlo, si ya está todo claro en la Ley?  El gobierno catalán ha actuado con nocturnidad al añadir en el último una disposición a la Ley Electoral de 2011 supone un recorte considerable en los derechos democráticos de electores y elegibles, es decir, supone un retroceso democrático, que en principio es contrario a todo principio constitucional.

CILUS considera, asimismo, que en todo caso este cambio de los requisitos para participar en las elecciones tendría que haberse establecido o anunciado con la suficiente antelación para permitir a los partidos interesados en presentar candidaturas poder reunir las firmas necesarias. La premura con la que se ha publicado la convocatoria es alevosa e interesada y debería implicar la impugnación de la misma por vulnerar los derechos constitucionales al no tener todos los partidos políticos las mismas oportunidades de participar en los comicios.

Ciudadanos Libres Unidos - CILUS

jueves, 11 de octubre de 2012

Ciudadanos Libres Unidos (Cilus) apoya la concentración contra la independencia de Cataluña


NOTA DE PRENSA

Ciudadanos Libres Unidos (Cilus) se adhiere a la convocatoria de la Concentración de la Plataforma de España y Catalanes del 12 de Octubre de 2012 en Barcelona

Madrid, 11 de octubre de 2012.



Ciudadanos Libres Unidos (CILUS), como partido que defiende la Constitución Española, asume el principio básico de que la soberanía reside en el conjunto de la ciudadanía española, no en cada una de las Comunidades Autónomas, por lo que defiende la unidad de España y se opone a la independencia de Cataluña. 

Por esta razón, CILUS se adhiere a la convocatoria de la concentración, que tendrá lugar el 12 de octubre de 2012 a las 11 horas en la Plaza de Cataluña de Barcelona e invita a todos sus afiliados y simpatizantes a acudir a dicha concentración como aportación a la recuperación del papel de la ciudadanía como sujeto político activo, uno de los principios básicos del ideario de CILUS.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Cohn-Bendit, contra la independencia de Cataluña


‘Me hubiera gustado oirle decir que se opone a la independencia de Cataluña no sólo porque es inviable -que lo es-, sino porque no tiene en cuenta tampoco la voluntad de una gran parte de los catalanes, además de violar la legislación vigente’.

http://www.vozbcn.com/wp-content/themes/vozbcnold/images/authors/66.pngPor Félix de la Fuente

En marzo del año 2009 se debatía en el Parlamento Europeo un informe del parlamentario portugués Graça Moura sobre la educación en el idioma materno. A los nacionalistas catalanes no les gustaba el texto que se iba a debatir en el pleno parlamentario y presentaron una enmienda a la totalidad o un texto alternativo, redactado por la europarlamentaria del PSC Maria Badia.

Este texto alternativo fue aprobado en el Parlamento Europeo con los votos de los socialistas europeos, también los españoles pero no los portugueses, y otros muchos, entre ellos el diputado de Los Verdes Daniel Cohn-Bendit. En el fondo, en el texto aprobado por el Parlamento Europeo se daba el visto bueno a la inmersión lingüística seguida en Cataluña.

Con motivo de esto, el día 24 de marzo de 2009, dirigí al señor Cohn-Bendit el siguiente e-mail en alemán, al que no tuvo siquiera la delicadeza de contestar:
Querido señor Cohn-Bendit:
Usted ha apoyado el texto alternativo de Maria Badia. ¿Es usted realmente consciente de que está apoyando una grave violación de los derechos humanos? ¿Qué diría usted, si estuviera viviendo en Múnich y sus hijos no pudieran tener en la escuela su educación en alemán? ¿Imposible? En España todo es posible. Pero, al parecer, en el Parlamento Europeo todo es posible también. 
El Tratado de Lisboa ha asumido la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y, además, el Convenio Europeo de Derechos Humanos del Consejo de Europa. ¿Cómo compagina usted esto con la verdadera situación que se está viviendo en Cataluña, Mallorca y el País Vasco? 
Somos muchos los españoles que estamos comprometidos con la causa europea, pero queremos otra Europa, otro Parlamento Europeo. 
Un día llegará en el que se avergonzará usted de haber apoyado con su voto al nacionalismo catalán. ¡Un alemán, un antiguo luchador por los derechos humanos [Daniel, el Rojo, por alusión a la revolución estudiantil de 1968 en París], que apoya al nacionalismo catalán! También en Alemania es todo posible. ¡Qué fácilmente ha olvidado usted lo que significa nacionalismo en alemán!
Pues bien, el señor Cohn-Bendit no sé si se habrá avergonzado, pero lo que sí sé es que en la conferencia que dio estos días en Barcelona se opuso a la independencia de Cataluña. ¿Pose de un político? ¿Cambio sincero? Más vale tarde que nunca.

Me hubiera gustado oirle decir que se opone a la independencia de Cataluña no sólo porque es inviable -que lo es-, sino porque no tiene en cuenta tampoco la voluntad de una gran parte de los catalanes, además de violar la legislación vigente.

Félix de la Fuente es autor del libro Glosario jurídico-político de la Unión Europea 
Delegado del C.E. de Ciudadanos Libres Unidos para Cataluña


sábado, 15 de septiembre de 2012

Posicionamiento de CILUS sobre el rescate a los bancos



Liquidar una entidad no viable sale a coste cero para el Estado. En la liquidación de un banco pierden dinero sólo aquellos que han asumido riesgo, y no se penalizaría a todo el conjunto de los españoles. Los bancos españoles se han endeudado fuertemente para conceder créditos; deuda contraída ante inversores que han arriesgado su capital con miras a un interés potencial y conscientes del riesgo. Desde un principio eran conscientes de que asumían el riesgo real de pérdida de su inversión. Además, ninguna entidad en España pondría en riesgo el conjunto del sistema financiero por su liquidación. De hecho, también la Comisión Europea se ha manifestado a favor de la liquidación de entidades bancarias deficitarias para sanear el sistema financiero español. En ningún caso es obligatorio inyectar dinero público para supuestamente “salvar” a la economía española. Es más, las inyecciones de dinero público en la banca han conllevado restricciones en los derechos básicos de los españoles. 

Las actuaciones del Gobierno son insuficientes, limitadas e inútiles. La obligación de provisionar activos, el banco malo y las auditorías encargadas recientemente no son más que medidas, que permiten maquillar la realidad para evitar la asunción de responsabilidad por los políticos, CNMV, sindicatos y administración de bancos por su pésima gestión. Se han dedicado a taparse las vergüenzas unos a otros sin presentar claramente la realidad, apartar a los malos gestores y ofrecer soluciones reales. 

Proponemos obligar a los bancos que valoren sus activos tóxicos a precio real de mercado. Esto llevaría a los bancos a desprenderse de estos activos, lo que implicaría que se regularía el mercado inmobiliario (que llegaría a un nivel de precios real de mercado) y el sistema financiero al tener las entidades financieras liquidez para volver a tener crédito. Todo lo que no sea actuar en este sentido, es alargar inútilmente la crisis del sector financiero Español.

miércoles, 29 de agosto de 2012

Cataluña: Una historia para no creer…


Es una historia más de las millones que forman parte de la tragedia que están viviendo cientos de miles de familias al borde de la exclusión social y, también, el ejemplo del comportamiento de muchos políticos, alejados de los problemas de la ciudadanía e incapaces de valorar el sufrimiento ajeno, al tiempo que derrochan el dinero en subvenciones sin sentido, en informes que no sirven para nada o en campañas puramente partidarias.

La historia la ha contado la Cadena Ser. Afecta a una anciana ingresada en un centro hospitalario catalán ya la que se le ha comunicado la retirada de la pensión no contributiva de 104 euros mensuales que recibe, por tener alojamiento y comida en el centro sanitario en el que está siendo tratada de un ictus cerebral desde el pasado mes de diciembre.

Además, la Generalitat le exige que devuelva el importe de los dos últimos meses que ha cobrado la pensión, ya que, según una ley aprobada por el tripartido catalán, toda persona que vive en un centro público, sea sanitario, residencia o carcelario, no tiene derecho a recibir ninguna pensión no contributiva, porque se considera que ya está viviendo a costa del Estado. El marido, operado dos veces de cáncer, y con una pensión mínima que le obliga a realizar una sola comida al día, ha solicitado pagar la deuda a razón de diez euros mensuales.

La explicación de la sorprendente historia que ha dado el consejero de bienestar social de la Generalitat, Josep Lluís Cleries, es para no creer: hay que aplicar la ley para dar ejemplo ya que una Administracccion debe dar cuenta de que “el dinero que recibimos lo gastamos bien”.

Y eso lo dice el miembro de un Gobierno que, este año, ha aumentado el gasto en altos cargos, que se ha negado a eliminar ningún tipo de consorcio, que no ha empleado la tijera para las políticas de fomento del catalán, ni ha cerrado una sola representación de la Generalitat en el exterior, al tiempo que sigue manteniendo una Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (TV3 y Catalunya Radio) que le cuesta 260 millones de euros, mientras aumenta las subvenciones para el doblaje de las películas en catalán.

La Ley que se aplica a la historia de esta anciana, que por lo visto es un ejemplo para la Generalitat de algo que “no se gasta bien”, según el razonamiento del consejero Cleries, fue aprobada y puesta en marcha por el gobierno “progresista” del tripartito catalán de José Montilla.

El mismo que se gasto cientos de miles de euros en informes sobre “La evaluación de la población del pescado azul”, sobre el “Estudio, factores, y manejos del cultivo de la chufa”, el “Estudio sobre plantas aromáticas, trufa negra y pastos de los Pirineos” o sobre el “Seguimiento de la concha brillante”… El mismo que utilizó seis millones de euros para repartir entre casas regionales de todo el mundo para el fomento del catalán, así como para entidades deportivas como la federación de bolos o la de fistball. El departamento que más dinero movió fue el del vicepresidente Josep Lluis Carod Rovira, entre otras razones porque era el encargado de abrir embajadas y delegaciones en el exterior que en la época del tripartito vivió su mayor etapa de esplendor.

Todo un ejemplo, antes con el tripartito y, ahora , con el gobierno de Convergencia i Unió que, en efecto, el dinero de la Generalitat, se gasta bien… Gracias, sobre todo, a que se vigila cuidadosamente de que el ciudadano cumpla con las leyes, cobrando pensiones no contributivas que no deben porque ya comen y duermen en un hospital público… En eso hay que dar ejemplo de que se cumple estrictamente la Ley.

José Oneto

domingo, 5 de agosto de 2012

Bruselas dice no a una Cataluña independiente dentro de la UE


No acepta que, en caso de secesión, el nuevo país se mantenga dentro de la UE

Tendría que pedir su ingreso como nuevo Estado miembro



La Comisión Europea (CE) rechazó la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) presentada, el pasado mes de abril, por el partido extra parlamentario Reagrupament que pedía una reforma del tratado de la Unión Europea (UE) para que, en caso de una secesión, la parte separada se mantuviera en la UE.

La formación que lidera el ex consejero de Gobernación entre 2003 y 2006, Joan Carretero, entonces en las filas de ERC, presentó una ICE con el objetivo de "garantizar la continuidad de la ciudadanía europea para los ciudadanos de un nuevo Estado surgido por un proceso de secesión de una región de un Estado miembro de la Unión Europea".
El partido de Carretero, también ex alcalde de Puigcerdá (Gerona), pretendía que, una supuesta Cataluña independiente del resto de España, se convirtiera en un estado de pleno derecho en la UE automáticamente.

En realidad, el objetivo estaba claro: evitar el posible veto de España u otro país al ingreso de Cataluña como país en la UE. La iniciativa política contaba con el apoyo de una de las entidades más subvencionadas por la Generalidad de Cataluña Òmnium Cultural y de Cercle Català de Negocis.

PEDIR PERMISO PARA ENTRAR EN EL 'CLUB EUROPEO'

Sin embargo, no hay dudas, la CE deniega el registro de la ICE porque "está manifiestamente fuera del ámbito de competencias de la Comisión para presentar una propuesta relativa a un acto jurídico para los fines de aplicación de los Tratados".
Según la secretaria general de la CE, Catherine Day, "de acuerdo con el artículo 20 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), solo las personas que tengan nacionalidad de un Estado miembro son ciudadanos de la UE".

Es decir, si Cataluña no es de la UE, lo que ocurriría al separarse del resto de España, los catalanes no serían ciudadanos de la UE. Además, Day advierte de que "la ciudadanía de la UE es complementaria, pero no sustitutiva, de la ciudadanía nacional".

Desde la CE se añade que "no existe base jurídica alguna en los Tratados de la UE que permita que legislación secundaria aborde las consecuencias de una secesión de una parte de un Estado miembro", y subraya que "en caso de secesión de una parte de un Estado miembro, la solución se tendría que encontrar y negociar dentro del ordenamiento jurídico internacional".

Todo esto indica que si cualquier parte de un estado miembro de la UE deberá contar, para acceder al club europeo, el visto bueno del resto de los estados miembros ya que habría que volver a negociar aspectos fundacionales.

Cataluña --o Escocia: España vetaría el ingreso de Escocia en la Unión Europea-- podría ser vetada por cualquier estado miembro, tal y como recoge el artículo 49 del Tratado de la UE, que exige la unanimidad del Consejo --formado por representantes de los gobiernos de los 27 estados miembros-- para la admisión de un nuevo Estado.

LA AUTODETERMINACIÓN NO ES APLICABLE EN CATALUÑA

La jurisprudencia internacional tampoco avala una secesión unilateral (o al margen de la ley) de Cataluña. Según ha recogido este mismo mes de mayo de 2012 La Voz de Barcelona --La 'neolengua' nacionalista: de la autodeterminación al 'derecho a decidir'--,incluso destacados ideólogos del nacionalismo catalán, ha señalado en público que el derecho de autodeterminación no ampara las aspiraciones de los partidos nacionalistas.
El derecho a la autodeterminación solo es aplicable a "procesos de descolonización", principalmente puestos en marcha a partir de la II Guerra Mundial, según recoge la Carta de las Naciones Unidas (1945) y la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales (1960).

De la misma forma, la Declaración sobre los principios de derecho internacional referentes a las relaciones de amistad y a la cooperación entre los Estados de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas (1970), que ampara el derecho a "la libre determinación de los pueblos", deja muy claro que "todo intento de quebrantar parcial o totalmente la unidad nacional y la integri­dad territorial de un Estado o país o su independencia política es incompatible con los propósitos y principios de la Carta" de las Naciones Unidas.

Así lo reconoce Jaume López Hernández: "Cualquier reivindicación de una minoría territorial que no pertenezca a un imperio, ni haya sido colonia, se conceptualiza como un conflicto de unos ciudadanos con su Estado, fuera de los márgenes, por tanto, que presupone el derecho a la autodeterminación".

López Hernández es profesor de Ciencia Política en la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y ex presidente de la Plataforma pel Dret a Decidir, entidad cuyo objetivo es la independencia de Cataluña.


domingo, 1 de julio de 2012

España se quema


Se queman nuestros bosques y se nos quema España. Recordando la fábula de Samaniego, de la cigarra y la hormiga, me quedo confundido. No sé si los españoles somos cigarra o somos hormiga. Creo que en verano somos hormiga y en inverno cigarra. Nuestros bomberos y nuestros hidroaviones no paran en verano ante los miles y miles de hectáreas que se nos queman. Trabajan sin parar, para luego estar tranquilitos en invierno. Somos hormiga realmente

Pero, si nos situamos en invierno, resulta que somos cigarra. Nos pasamos el invierno durmiendo, como la cigarra, y luego, cuando llega el verano, como no nos hemos preparado ni hemos tomado medidas contra los incendios, pues el fuego nos pilla en cueros.

¿Realmente tenemos que ver impasibles cada verano cómo estamos cada vez más cerca del desierto, como algo vivo, algo tan beneficioso para la humanidad desaparece en estos hornos crematorios que nuestra negligencia ha consentido? 

De la tragedia que supone para muchas familias la pérdida de sus casas y de los ahorros de toda su vida, no me atrevo siquiera a hablar

Incendios probablemente tendremos cada año en España, ¿pero no puede haber cortafuegos eficaces para que en lugar de quemársenos miles de hectáreas se nos quemen solamente unos cientos? ¿No hay forma de limpiar nuestros bosques en invierno? ¿Tenemos acaso pleno empleo para que nadie pueda realizar esta tarea de limpieza? Limpiar los bosques cuesta dinero, evidentemente, pero apagar el fuego también, y encima nos quedamos sin bosques.

¿No tenemos en España personas competentes que puedan preparar un plan para evitar los incendios? ¿Dónde está el Ministerio de Agricultura? En su día las ovejas realizaban en gran parte este trabajo de limpieza de los bosques. ¿No podría pensarse en algo similar? 

Y mientras nuestros bosques y España se queman, nuestros gobernantes se frotan las manos. 


Desde CILUS proponemos un plan nacional de protección del medio ambiente que para el caso concreto de los incendios forestales incluye una coordinación supraautonómica de medios de prevención y extinción de incendios, con un presupuesto nacional que no debe sufrir recortes dada la importancia de estas medidas.

Félix de la Fuente
Delegado del Comité Ejecutivo de Cilus para Cataluña    

lunes, 21 de mayo de 2012

Ciudadanos Libres Unidos considera que las fusiones de las cajas de ahorros han sido un error grave




Ciudadanos Libres Unidos considera que las fusiones de las cajas de ahorros han sido un error grave, algo así como una última medida del gobierno para camuflar los efectos negativos de una gestión desacertada de la economía, de la crisis y del sistema financiero.

El problema no es tanto el tamaño de las entidades, un argumento que siempre se esgrima para justificar que de 45 entidades al final quedan 15 o incluso menos, sino el funcionamiento mismo de las cajas.

Antiguamente, las cajas de ahorros estaban pensadas para ofrecer servicios bancarios a los ciudadanos de las clases humildes o de clase media, sin grandes patrimonios, de facilitarles la obtención de préstamos, de fomentar el ahorro con rentabilidades aceptables y de mejorar de esta forma las condiciones de vida de una gran parte de la población. Eran entidades de cercanía, con una clara función social, de ámbito municipal y provincial. Y sus beneficios tenían que revertir, necesariamente, en seguir cumpliendo con su carácter benéfico.

Sin duda alguna, el primer error fue permitir a las cajas de ahorros expandirse más allá de sus límites geográficos originales, y así entraron en competencia entre sí entidades con las mismas características que antaño prestaban servicios coordinados a través de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA). La competencia no es mala si sirve para diversificar la oferta y obligar a prestar mejores servicios. Pero, en realidad, las cajas se convirtieron en instrumentos del poder político, a la vez que comenzaron a hacerse la competencia en unos servicios que sólo manteniendo su carácter particular y la limitación geográfica de las entidades podían competir con la banca comercial.

Otro error fue entregar su control a los gobiernos de turno del lugar de su sede social, algo que implica dos problemas: Las entidades no son dirigidas siguiendo criterios profesionales y financieros, sino siguiendo criterios de interés político. Además, su expansión por toda España es contradictoria con que siguieran siendo feudos de los organismos gubernamentales de sus respectivas sedes sociales, es decir, los políticos gobernantes de una comunidad autónoma o de unos ayuntamientos concretos llegaron a controlar a una macrocaja que actuaba en toda España. Si se parte del principio de la legitimidad del control político sobre las cajas en función de su ámbito de actuación, si se establece fuera de su ámbito original no se entiende muy bien que un político andaluz decida sobre la política comercial en Castilla, o uno catalán sobre la que se aplica en Andalucía, etc.

Al margen de este sistema, que con el tiempo evolucionó hacia el exceso que conocemos, porque cuando las cajas de ahorros tenían un ámbito municipal o provincial claramente delimitado nunca daban tanto que hablar, ha sido un error que las cajas se dejaran en manos de los políticos. Tampoco en su origen las cajas eran una iniciativa política, sino más bien de beneficencia, y las entidades que las dirigían al principio no tenían ninguna vinculación con el poder político, sino a veces eran de la Iglesia Católica, otras de empresarios comprometidos socialmente, y así existen orígenes diversos y curiosos que no se deberían haber abandonado del todo. Por lo tanto se plantea la pregunta de ¿cómo se llegó a la situación de que fueran las autonomías y los ayuntamientos quienes tomaron el control de las cajas?

Esta situación ha llevado a que las cajas concedieran financiación sin control durante los tiempos de bonanza, y a los gobiernos interesaba que la economía creciera animando al consumo y a la compra de casas. Pero lo peor quizás hayan sido las inversiones no rentables como en el caso de algunos aeropuertos como él de Ciudad Real, o de muchos edificios de la Ciudad de la Ciencia de Valencia que hoy apenas tienen un uso acorde con su nombre, al igual que otros proyectos faraónicos que pesan realmente mucho más en las cuentas al suponer una pérdida total, ya que son grandes proyectos sin retorno alguno. Por el otro lado, todos conocemos los abusos de las cajas de ahorros en materia de comisiones, que superan a veces las de los bancos comerciales y son totalmente contrarias a las finalidades de las cajas.

Nos venden las fusiones (y la subsiguiente pérdida de oferta y competencia) como la panacea, cuando se ve que el remedio ha sido peor que la enfermedad. Tradicionalmente, en toda economía libre de mercado con un sistema de protección social, cuando una empresa o un banco entraba en situación de quiebra, se liquidaba dicha entidad, y así la carga era básicamente de los socios o accionistas de ésta, que con la compra de participaciones sociales asumen su responsabilidad (responder con sus aportaciones de capital) en caso de quiebra. Y para salvaguardar los intereses de los depositantes existe el fondo de garantía, que cubre al menos a los depósitos de los menos pudientes. Proceder a una liquidación controlada, que se puede hacer, es mucho mejor que cargar a toda la sociedad el coste de la salvación de entidades de la bancarrota. Esto haría, además, que sus gestores actuaran con más diligencia para no comprometer la continuidad del banco o de la caja, y para aumentar aún más esa seriedad en la gestión haría falta también establecer responsabilidades penales o civiles de los gestores irresponsables.

Al imponer las fusiones de cajas y entidades bancarias se ha destruido riqueza, empleo y variedad de oferta, la expansión de las cajas de ahorros, que las convirtió en entidades que se hacen la competencia en el ámbito nacional, ha desvirtuado su finalidad y les ha hecho perder su carácter de cercanía al ciudadano corriente. Las cajas realmente sólo pueden competir con los bancos en su ámbito original, pero al trabajar a gran escala han perdido su razón de ser y sólo han sido instrumentos de poder de los políticos regionales.

Como solución alternativa a las fusiones, que sólo parecen servir para maquillar balances y pérdidas, Cilus propone convertir a las cajas de ahorros en bancos cooperativos como existen en Alemania y Austria. Los bancos cooperativos nacieron de forma similar a las cajas de ahorros y montes de piedad (que también existen en Alemania y Austria, pero donde continúan limitadas a sus ámbitos municipales o territoriales. Los bancos cooperativos ideados por Raiffeisen y los bancos populares (>bancos del pueblo para el pueblo) han sabido sortear bastante bien la crisis. Funcionan como cooperativas de clientes, es decir, cada cliente adquiere como mínimo una participación y como máximo de 17 a 50, dependiendo de la entidad, cada participación cuesta unos 50 euros. El capital social es, por tanto, de los clientes-cooperativistas, y éstos eligen a sus directivos, que suelen ser profesionales del sector financiero. Por las participaciones se pagan dividendos (alrededor del 6% anual) y casi siempre las cuentas no tienen comisiones de mantenimiento ni de transferencia. Nunca se ha oído que los bancos populares y de Raiffeisen hayan estado involucrados en asuntos políticos. Además, fomentan a los autónomos, las pymes y al pequeño ahorrador, a la vez que ofrecen servicios bancarios completos. Pero en España a nadie parece habérsele ocurrido copiar este sistema.

Cilus considera que las fusiones no son la solución y que nunca lo han sido, sólo crean macroentidades que al final son difíciles de controlar. Más bien debe replantearse todo el sistema bancario y de cajas de ahorros, y sobre todo en las cajas haría falta algo completamente nuevo, recuperando la esencia de las cajas, pero volviendo a tenerlas como cajas provinciales interconectadas para dar un mejor servicio, sin grandes consejos de administración, sin indemnizaciones millonarias para los altos directivos por su mala gestión y sin políticos y sindicalistas que cobren elevadísimos sueldos de consejero sin ejercer control alguno sobre las entidades.


lunes, 14 de mayo de 2012

La política al servicio del ciudadano



CILUS - la política al servicio del Ciudadano



¿Otro partido más?


Durante los últimos años ha ido aumentando a un ritmo cada vez mayor el descontento de los ciudadanos con la política y, sobre todo, con los partidos políticos.
La lejanía de la clase política de las necesidades y de los deseos de los ciudadanos y una corrupción cada vez más extendida y consentida, tolerada e incluso promocionada por los partidos políticos han contribuido a este desencanto. Los partidos políticos no son una solución, son uno de los principales problemas de nuestra sociedad. Los más de cinco millones de parados no son fruto de la casualidad, sino de una corrupción y una larga mala gestión de nuestros gobernantes.


¿Por qué, entonces, otro partido nuevo?


Pues porque son necesarios otros partidos diferentes. La mayoría de los ciudadanos de España estamos descontentos y preocupados por la situación actual de España, pero somos incapaces de llegar a la más mínima unión para lograr que los actuales partidos empiecen a pensar en los problemas que afectan a tantos millones de ciudadanos y que busquen conjuntamente una solución. Lo que en otros países democráticos se puede lograr -las grandes coaliciones-, en España es desgraciadamente impensable. Y tampoco van a permitir fácilmente que este descontento de millones de españoles pueda organizarse en una democracia limpia y constituir una fuerza que les sacuda la conciencia.


Por eso nos hemos unido y hemos constituido el partido Ciudadanos Libres Unidos, porque queremos agrupar la fuerza de aquellos ciudadanos que quieren sentirse libres de ataduras ideológicas y libres de la dictadura de los medios de comunicación y de la banca, porque buscamos sumar energías, ilusiones y porque creemos en la ilusión de unos afiliados y de todos aquellos que quieren trabajar en un proyecto común, en un proyecto de todos para todos. Queremos ser un partido que vele por una auténtica democracia y que internamente ponga en práctica los mismos valores y mecanismos que pide también para la vida pública. Y para no convertirnos en un partido más, estaremos abiertos a la crítica constructiva y a todos los sistemas de control interno que sean necesarios y convenientes.


En Ciudadanos Libres Unidos entendemos la renovación política como fundamental para que cualquier país democrático pueda progresar. Para ello es necesario que este objetivo no se quede en mero lema conceptual. 


CILUS - una apuesta ciudadana, una osadía ciudadana



Nuestros objetivos

En CILUS buscamos y queremos una sociedad más justa y más humana, con una mejor distribución de la riqueza, en la que los sacrificios estén también mejor repartidos y en la que ningún ciudadano se vea privado de los bienes y servicios más elementales, algo que está ocurriendo actualmente.

Queremos que la política esté al servicio de las personas y no de los políticos o del gran capital, una política que fomente los valores del esfuerzo y del sacrificio y no del despilfarro, una política limpia y transparente, una política en la que se dé una auténtica separación de los poderes del estado.

En CILUS queremos unos ciudadanos altamente formados y libres en una sociedad sin privilegios y con las mismas oportunidades para todos, cualquiera que sea el origen social, económico o regional, unos ciudadanos solidarios con los demás ciudadanos de España y del mundo y que participen activamente en la gestión de este su estado.