domingo, 1 de julio de 2012

España se quema


Se queman nuestros bosques y se nos quema España. Recordando la fábula de Samaniego, de la cigarra y la hormiga, me quedo confundido. No sé si los españoles somos cigarra o somos hormiga. Creo que en verano somos hormiga y en inverno cigarra. Nuestros bomberos y nuestros hidroaviones no paran en verano ante los miles y miles de hectáreas que se nos queman. Trabajan sin parar, para luego estar tranquilitos en invierno. Somos hormiga realmente

Pero, si nos situamos en invierno, resulta que somos cigarra. Nos pasamos el invierno durmiendo, como la cigarra, y luego, cuando llega el verano, como no nos hemos preparado ni hemos tomado medidas contra los incendios, pues el fuego nos pilla en cueros.

¿Realmente tenemos que ver impasibles cada verano cómo estamos cada vez más cerca del desierto, como algo vivo, algo tan beneficioso para la humanidad desaparece en estos hornos crematorios que nuestra negligencia ha consentido? 

De la tragedia que supone para muchas familias la pérdida de sus casas y de los ahorros de toda su vida, no me atrevo siquiera a hablar

Incendios probablemente tendremos cada año en España, ¿pero no puede haber cortafuegos eficaces para que en lugar de quemársenos miles de hectáreas se nos quemen solamente unos cientos? ¿No hay forma de limpiar nuestros bosques en invierno? ¿Tenemos acaso pleno empleo para que nadie pueda realizar esta tarea de limpieza? Limpiar los bosques cuesta dinero, evidentemente, pero apagar el fuego también, y encima nos quedamos sin bosques.

¿No tenemos en España personas competentes que puedan preparar un plan para evitar los incendios? ¿Dónde está el Ministerio de Agricultura? En su día las ovejas realizaban en gran parte este trabajo de limpieza de los bosques. ¿No podría pensarse en algo similar? 

Y mientras nuestros bosques y España se queman, nuestros gobernantes se frotan las manos. 


Desde CILUS proponemos un plan nacional de protección del medio ambiente que para el caso concreto de los incendios forestales incluye una coordinación supraautonómica de medios de prevención y extinción de incendios, con un presupuesto nacional que no debe sufrir recortes dada la importancia de estas medidas.

Félix de la Fuente
Delegado del Comité Ejecutivo de Cilus para Cataluña    

No hay comentarios:

Publicar un comentario