martes, 20 de mayo de 2014

Entrevista realizada por Mina Orcellet para "Buscando la política humana"

Entrevista a CILUS (Ciudadanos Libres Unidos)

Hoy hemos tenido el placer de charlar y contar con una ciber-entrevista a Pedro Schwenzer, candidato Nº 2 de Ciudadanos Libres Unidos.
Ha sido una entrevista muy interesante, por parte de un partido poco conocido, pero con las ideas muy claras sobre los intereses que beneficiarían a los españoles en Europa.
Aquí os dejo la entrevista:
Pedro Schwenzer: hola Mina, buenas tardes.
Soy Pedro Schwenzer, candidato Nº 2 de Ciudadanos Libres Unidos (Cilus)
Mina Orcellet: Un placer conocerle.
Pedro Schwenzer: Igualmente.
Mina Orcellet: Actualmente, como decía en el mensaje, estoy creando un blog que conciencie a los ciudadanos sobre la necesidad de votar, y que se planteen votar a partidos que no aparecen en todos los medios de comunicación o no tienen especial repercusión en los mismos.
Pedro Schwenzer: Me parece una buena iniciativa, lamentablemente existe mucha gente que piensa que si no le convence la política actual, es mejor optar por la abstención.
Mina Orcellet: Efectivamente ese es el caso. Mi opinión es que los partidos menos conocidos tienen menos atractivo porque la gente desconoce los proyectos de los mismos.
Pedro Schwenzer: La masa de los votantes se guía por pocos criterios: La visibilidad de los partidos con sus actos multitudinarios, financiados con dinero de todos los contribuyentes, y que muchos votan por tradición familiar a un partido determinado, y no se calientan la cabeza leyendo programas electorales.
Los pequeños partidos podemos ofrecer propuestas mucho más sensatas, pero no llegamos a la gente por falta de medios.
A parte de que los medios de comunicación cierran el acceso de pequeños partidos durante las campañas electorales, principalmente por su dependencia de subvenciones de los gobiernos, e intereses de los grandes grupos que los controlan.
Mina Orcellet: Ese es, sin duda, uno de los problemas básicos, la manipulación de los medios. También ocurre que a gran cantidad de ciudadanos les da pereza a leer los programas electorales. Dicho esto y a grandes rasgos; ¿Que propone su partido para las elecciones europeas? Sé que es difícil Pero ¿Podría realizar un pequeño resumen al respecto para que los lectores puedan hacerse una idea?
Pedro Schwenzer: En las municipales de 2011 me felicitaron en Galapagar por nuestro programa electoral (entonces pertenecíamos muchos de Cilus a Ciudadanos-Ciutadans). La prensa local dio mucha publicidad a los programas, pero las elecciones fueron una prueba de que la gente en su mayoría ni los había leído. Cilus – Ciudadanos Libres Unidos es, según me parece, casi el único partido que centra sus propuestas exclusivamente en la Unión Europea, en temas europeos, mientras que los demás, sobre todo los principales, no hacen más que hablar de política nacional que nada tiene que ver ni se puede solucionar con la política europea.
Como puntos principales que lanzamos, puedo enumerar los siguientes:
1. Elección directa del Presidente de la Unión Europea.
2. Elección directa de la mitad de los eurodiputados.
3. Creación de una auténtica Unión de Estados Europeos.
4. Más Europa y menos nacionalismos.
5. Embajadas únicas de la Unión Europea, no de cada estado miembro.
6. Reducción de las lenguas de trabajo.
7. Lucha contra la corrupción en la selección de los funcionarios y en el uso de subvenciones.
8. Unas políticas comunes de toda la Unión Europea en materia fiscal, económica, laboral y social.
9. Cuando sea necesario, la celebración de un referéndum sobre cuestiones europeas, pedimos uno único a nivel de toda la Unión Europea, y no por separado en cada uno de los Estados miembros.
10. La Unión Europea deberá desempeñar un papel más activo y contribuya a una efectiva regulación mundial de la economía y de las finanzas. La falta de esta regulación está dejando a Europa con las manos atadas frente a los grandes poderes financieros multinacionales y los paraísos fiscales.
Queremos unos estados unidos de Europa
Todos estos puntos los estamos desarrollando mediante artículos de los candidatos que publicamos en blogs y en la web del partido.
Evidentemente, lanzar algo como “Queremos unos Estados Unidos de Europa” tiene que fundamentarse, argumentarse.
Queremos otra Europa, porque no estamos contentos con el funcionamiento actual de la Unión Europea, que adolece de una importante falta de transparencia y legitimación democrática. El 70% de la legislación viene de la Comisión Europea y del Consejo Europeo, sólo un 30% del Parlamento Europeo. Es decir, dos tercios del poder legislativo europeo están en manos de órganos que no se eligen democráticamente (por los ciudadanos europeos).
Queremos que los presidentes del Consejo y de la Comisión se elijan de forma directa, al igual que al menos la mitad de los eurodiputados.
Los Estados Unidos de Europa evitarían el descontrol actual en política exterior, macroeconómica y fiscal.
Mina Orcellet: Sin embargo es una tarea difícil ¿Cuáles serían los planes de acción para lograr esos objetivos? Es decir, la unión europea es multicultural, y actualmente muchos poderes de la misma que, efectivamente, no han sido elegidos democráticamente ¿Hay alguna manera de cambiar eso?
Pedro Schwenzer: Poder se puede cambiar. Un primer intento fue lo que llamaron Tratado para una Constitución Europea, que establecía, por ejemplo, la celebración de plebiscitos vinculantes. Pero este tratado fracasó, no sólo porque dos países lo rechazaron en referéndum, sino porque en realidad era una carta blanca para redactar una Constitución de 200 páginas.
El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, critica actualmente la falta de democracia y propone cambios importantes en la UE, sólo que él ha hecho todo lo contrario durante su mandato como presidente del PE.
Está claro que para cambiar las cosas hace falta una mayoría en el Parlamento Europeo que consiga presionar para que se hagan cambios.
Lo que no puede ser y nunca había sido la idea de la UE cuando la impulsaron Adenauer y de Gaulle es que se haya convertido en un monstruo burocrático que no hace sino complicar la vida de los ciudadanos. El ciudadano ha quedado al margen de toda la política europea.
Nosotros, si lográsemos un diputado, trataríamos de usar el acceso al Parlamento Europeo para trabajar a favor de más transparencia y de colaborar con aquellos grupos que piensan como nosotros.
Un eurodiputado siempre puede -aunque limitadamente- conseguir que los medios hablen de estos temas.
¿Qué hemos sabido de los más de 40 eurodiputados de PP y PSOE en los últimos 5 años? ¡Nada! No nos han contado nada. Y en la campaña demuestran que los temas europeos les resbalan completamente.
Mina Orcellet: El asunto es que no ayuda la poca cobertura que los medios de comunicación dan a las decisiones de Europa, curiosamente estamos tan centrados en nosotros mismos como país que desconocemos los propios beneficios que los ciudadanos pueden obtener de las elecciones europeas, porque se ven como algo ajeno, debido a la poca participación que se ha propuesto siempre al ciudadano, dando los propios partidos a entender que no tienen voz ni voto, y haciendo parecer todo lo que hace Europa es algo complejo que no nos influye ¿Que diría al ciudadano que piensa que Europa no tiene nada que ver con él? ¿Cómo le plantearía los beneficios que puede obtener participando en estas elecciones?
Pedro Schwenzer: Ciertamente, en España los políticos sólo hablan de Europa, de la UE, cuando se trata de dinero, no cuando se trata de los derechos de los ciudadanos. Tampoco el gobierno da un trato diferenciado a los europeos comunitarios en España, sino los sigue casi tratando como a todos los extranjeros de terceros países.
Europa tiene mucho que ver con el ciudadano, porque decide sobre su vida al regular absolutamente todos los ámbitos. Los parlamentos nacionales ya casi no legislan por iniciativa propia, más bien se dedican a ratificar las directivas europeas y sus reglamentos sin más trámite que su aprobación. Por eso es importante que los ciudadanos tengan presente que cuando eligen a sus representantes se dedican por aquellos que realmente vayan a hacer algo por los ciudadanos y no se pongan al servicio de los lobbies de los grandes consorcios empresariales u otros grupos de presión.
Participar en las elecciones europeas es importante si no se quiere que todo siga igual de mal como hasta ahora. Los grandes partidos ya nos han vendido a intereses oscuros que cuentan con sus lobbies en Bruselas, viven muy cómodamente haciendo lo que les piden que hagan los que tienen actualmente el poder en Europa.
Vemos que el Parlamento Europeo está lleno de cadáveres políticos, que sus respectivos partidos ya no quieren tener en sus parlamentos nacionales, o que les ponen en Bruselas para darles un premio por su fidelidad y que puedan vivir de prebendas casi vitalicias mientras no abran la boca.
Votar en estas elecciones tiene importancia, porque los que se envían como diputados a Bruselas y Estrasburgo son los que luego deciden por nosotros. Por eso es necesario que no sólo se vaya a votar, sino que se vote a nuevos partidos que tienen algo que aportar a la política europea, que promuevan cambios y que refresquen el Parlamento Europeo con otro estilo de hacer política.
Mina Orcellet: ¿Cree que el votante tiene miedo de que (como algunos partidos han afirmado) votar a partidos nuevos sea “tirar su voto a la basura”? ¿Cree que eso también puede influir en la votación de nuevos partidos?
Pedro Schwenzer: Puede influir, es un argumento que esgrimen los grandes partidos para infundir miedo a la gente a la hora de votar. Pero es un argumento falaz, que sólo les sirve a los grandes partidos a eternizarse en sus poltronas y garantizar así que todo vaya a seguir igual. Es precisamente el voto a pequeños partidos el que garantiza la pluralidad, la diversidad de opiniones, la necesidad de debatir en los parlamentos y de buscar consensos.
Hemos visto hoy que en Suiza han celebrado dos plebiscitos nuevos, que han sido una muestra más de lo importante que es la democracia directa en cuestiones fundamentales, y que un pueblo tiene que educarse en una conciencia democrática de participar en la política, en las grandes decisiones. Han rechazado un salario mínimo que se quería establecer en 4.000 euros, algo que parece descabellado, y también han rechazado que se inviertan miles de millones en nuevos aviones de combate.
Los políticos iban a hacer ambas cosas, pero el pueblo no estaba de acuerdo. Por eso vale la pena votar y decidir lo que uno quiera, no lo que nos quieran imponer, y si existen partidos con los que uno se pueda identificar, es la oportunidad. Entre 39 partidos siempre habrá para todos los gustos y todos los intereses.
Mucho más miedo tiene que dar quedarse en casa y abstenerse, porque la pasividad ante la política es como un cheque en blanco para los partidos dominantes.
Mina Orcellet: A todo esto y hablando un poco del panorama nacional, si bien no es la temática central de la entrevista, creo que desconocer la ideología de los partidos influye negativamente en los ciudadanos, es decir, no saber si el partido comparte algunas de sus ideas ¿Qué puede contarme sobre la ideología de su partido en particular y en lo que respecta a temas de actualidad? (Toros, aborto… asuntos LGTB)
Pedro Schwenzer: Nosotros pensamos que tenemos que abandonar la tradición de hacer política por ideologías concretas, porque las ideologías siempre son excluyentes. Encasillar a un partido en una ideología limita su radio de acción.
Podemos definir a Cilus – Ciudadanos Libres Unidos como un partido de centro liberal. Centro, porque nuestras propuestas a veces pueden ser de izquierdas, a veces conservadoras, y a veces todo lo contrario, incluso novedosas. Así es que para Europea hacemos propuestas novedosas, al menos dentro del panorama actual.
El liberalismo para nosotros ha de ser el liberalismo auténtico, no el económico inventado por el gran capital como neoliberalismo, que casi nada tiene en común con el liberalismo, porque ser liberal significa ser abierto, tener una sociedad abierta y tolerante en la que el estado sólo interviene en la medida estrictamente necesaria para mantener un orden y unas garantías sociales. El capitalismo salvaje puede encuadrarse en el neoliberalismo, no así el liberalismo verdadero.
Pero al margen de esto, nosotros no nos entendemos como partido liberal, aunque nos guste aplicar el principio liberal de subsidiariedad, con todo lo que significa. Pero también significa Economía Social de mercado, una economía de mercado con garantías sociales.
Los toros no se pueden prohibir porque sí. Existe mucha gente que disfruta con la tauromaquia, y también hay mucha gente y muchas empresas que viven de ella desde la crianza de los toros hasta su final último en el matadero o la carnicería. No estamos a favor de prohibir, sino de ser tolerantes. Eso no significa que no nos preocupe la protección de los animales. Los toros tienen una vida muy buena hasta que llegan a la plaza de toros. Pero los que tanto se muestran contrarios a los toros por la crueldad que suponen, ¿alguna vez se han preocupado públicamente por el trato que recibe el ganado cuando es transportado cientos de kilómetros en condiciones pésimas y un maltrato demostrado en muchas ocasiones? Nos parece que no. Y es allí donde se tiene que actuar.
Sobre el aborto nos hemos manifestado ya en nuestra web, existe un posicionamiento. Resumidamente puedo decir que estamos en contra del aborto libre y a favor de un aborto de supuestos y plazos (máximo 3 meses), y dentro de este marco cada uno debe decidir lo que más le conviene. La prohibición no llevaría a nada, y consideramos el proyecto de ley del ministro Gallardón un retroceso. Es un ejemplo de lo que significa gobernar por ideología y no por sentido común.
En lo que se refiere a los asuntos LGTB: Los homosexuales (gays, lesbianas, transexuales) tienen en España todos los derechos como los demás, en este punto se ha conseguido un gran avance. Donde posiblemente queda alguna labor por realizar es en hacer ver a toda la población que los LGTB no son raros ni peligrosos para nadie. Lo que es muchas veces contraproducente es que los mismos activistas visibles del movimiento LGTB dan una imagen lamentable. ¿Si uno quiere convencer a los demás de las bondades de ser gay o lesbiana, por qué tiene que hacerlo disfrazándose como una prostituta y hacer movimientos lascivos? Esa no es la normalidad, y tampoco la mayor parte de los gays y lesbianas se comporta así ni comparte estas formas de manifestación. Lo que defendemos desde Cilus es que no exista discriminación alguna por la orientación sexual y que ésta no debe ser tratada de una forma diferente a la sexualidad de los heterosexuales, que son el 90% de la población. Normalidad es comportarse con normalidad y no imponer a nadie el propio estilo de vida.
Que cada uno sea feliz a su manera es algo que ya dijo Federico el Grande y que es un principio de liberalismo tolerante.
Mina Orcellet: Desde luego la libertad de expresión y de decisión es algo que debe de formar parte de cualquier democracia que se precie de serlo.
Pedro Schwenzer: Por supuesto.
Mina Orcellet: Dicho esto solo me queda la pregunta de rigor ¿Cómo se ven posicionados en lo que respecta a las elecciones europeas? Es decir ahora que los españoles están tan desencantados ¿Creen que por fin se decidirán a dar el gran paso que supone el cambio?
Pedro Schwenzer: Nos tememos que vayan a hacerse realidad los pronósticos de una abstención del 60%. Es la tendencia general en Europa. Es muy triste. Pero nunca se sabe, ha habido elecciones en muchos países con vuelcos importantes. El descontento, como ya he dicho antes, no se remedia quedándose en casa. Hay que votar y decidirse por partidos diferentes, partidos nuevos, sólo así se cambia algo.
Nosotros tenemos la dificultad de darnos a conocer, porque es muy costoso para un partido pequeño.
Lograr un diputado supone obtener unos 300.000-400.000 votos, según la participación y la dispersión del voto. Si los grandes bajasen cada uno 10 puntos, los pequeños tendrían más facilidad de obtener un escaño, ya que el sistema d’Hondt favorece a los más votados.
Los milagros pueden darse, no hay que perder el optimismo. Sabemos que lo tenemos difícil, pero tal vez logremos un resultado que para nosotros sería digno como partido principiante.
Uno de nuestros objetivos es estar en todas las elecciones, y eso ya lo hemos logrado al estar en las primeras que nos tocan desde 2012, año de nuestra fundación.
Mina Orcellet: Supongo que esa es otra de las cosas que esperemos que en un futuro no muy lejano puedan cambiarse, en lo que respecta al sistema de recuento de votos.
Pedro Schwenzer: Sería importante que el sistema de reparto de escaños sea proporcional puro. Que cada voto valga lo mismo, y que cada escaño suponga un número determinado de votos.
Mina Orcellet: sin duda eso sería el mayor avance.
Bueno, pues esto es todo, ha sido un autentico placer hablar con usted.
Pedro Schwenzer: Igualmente, agradezco el interés y espero que la entrevista tenga alguna repercusión. Nuestra web es: www.ciudadanoslibresunidos.org hay una biografía de nuestro cabeza de lista muy interesante, contamos con un gran candidato.
Mina Orcellet: Espero que haya mucha suerte en las elecciones y que España se decida a cambiar por fin su forma de pensar.
Pedro Schwenzer: esperemos que así sea.
Esta es su página web: Ciudadanos Libres Unidos.Esta es su dirección de FacebookY este su Twitter
Desde aquí les deseamos mucha suerte en las elecciones europeas y que pronto podamos ver un enorme cambio en Europa.

Publicado en : Buscando la política humana

No hay comentarios:

Publicar un comentario